POESIA DE RODRIGO ALEMANY (TOMADO DEL LIBRO LA ESTACION DEL EMIGRANTE)


Vórtice


Cristal
pájaro
fuego
gardenia
cristal
incendio
alma
viaje
cristal
luz
reflejo
río
cristal
záfir
esperma
diamante
cristal
turquesa
óvulo
obsidiana
cristal
montaña
pájaro de fuego
dentadura quemante
cristal
caleidoscopio maternal
caleidoscopio andaluz vello guitarrero
caleidoscopio corazón sin cuerdas
marioneta
amor
amar
madre
cristal
penar
lluvia eléctrica
penar
penar de cementerios actoriales
penar teatro hilos colorete lágrima párpados
penar pinar pasión posible
cristal
escalera
luz
reflejo
ardor
escozor
viruta
hojarasca
placer
cristal
montaña
montura
espina dorsal

crin
caballo
dentadura
cristal
luz
misterio
estela brillante
reflejo de pez
luna
suspiro de buque carguero en desérticos cuerpos
de amor y savia
cristal bajo las manos
cristal entre los dientes

2 comentarios:

  1. José Miguel4:23 p. m.

    Que tal.

    Gracias por ese pedazo de "algo" que dejo Rodrigo en este poema. Me resulto intenso y suave como develando el ritmo de una entrada por un pasillo delgado (parecido a la colocación de las palabras).

    Gracias también por este espacio, tratare de visitar mas seguido. cuídense y mucha luz.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo9:40 p. m.

    Le conocí en el año 2004 en una de las entradas de la FFyL en C.U. Vendía "poesía chilena" por unas cuentas monedas. Pasé de largo, pero, al dar la espalda y a unos cuentos pasos de distancia, su rostro me quedó grabado -parecía una eternidad-. Me vino a la mente Hölderlin o Rimbaud padeciendo dolor de pies; recordé a Trakl con el rostro de la culpa perenne. Compré un poco de poesía que literalmente iluminó mi vida por algunos días. Julio le conocío también y coincidió en opinar que Rodrigo Alemany acarreaba a la memoria aquellos poetas, verdaderos poetas. Pero lo importante aquí es la fuerza de sus letras, su poética del destierro, su errancia... Grande Rodrigo Alemany, grande.

    Al regresar de París, mentí a mi editor diciendo que había conocido a un gran poeta chileno allá en Francia; todo con afán de publicar en su página cultural dominical algún poema de Rodrigo Alemany que orgullosamente hube conocido en persona en México D.F. ANTAR I y II

    F.F.

    ResponderEliminar